La “nueva” Custodia de la Catedral de Toledo

la foto-7

20 jul La “nueva” Custodia de la Catedral de Toledo

 

Ocho meses han pasado desde que el Tesoro de la Catedral de Toledo fuera cerrado para su rehabilitación y con él la de la maravillosa Custodia de Enrique de Arfe. A la vista están los resultados! No sólo se ha transformado el antiguo y, bajo mi punto de vista, obsoleto Tesoro en una nueva sala amplia, nítida y diáfana, sino que la joya más preciada de la Catedral luce como nunca tras haber sufrido la restauración de toda su estructura permitiéndonos disfrutar de cada uno de sus detalles.

Llevo trabajando como guía oficial en la ciudad unos nueve años y no puedo contar la cantidad de veces que he explicado y visto la Custodia, dentro de la Catedral y en la calle durante la celebración del Corpus Christi. Lo que sí sé es la gran impresión que me causó cuando la vi restaurada por primera vez hace escasamente unas semanas. La pátina oscura creada por el paso del tiempo ha desaparecido por completo para dejar paso a un fulgor extraordinario, tanto de esos casi 30 kg de oro como de los 180 kg de plata invertidos hace quinientos años en la creación de semejante bordado, pieza clave de la orfebrería española.

La Catedral no quiso informar en ningún momento sobre el paradero de la Custodia por motivos de seguridad y lo único que ha traslucido, ya en los últimos momentos, fue un corto documental sobre el transporte, desensamblaje y meticulosa restauración de cada una de sus partes hasta alcanzar el mismo esplendor que tras su creación a principios del siglo XVI. Ha debido de ser un trabajo de chinos, pues la torre de tres metros de alto consta de unas quinientas cincuenta piezas distintas ensambladas con unos doce mil tornillos. No quiero ni pensar en el concienzudo proceso de catalogación que se ha debido de realizar para que todas y cada una de sus partes integrantes fueran identificadas, limpiadas, restauradas y devueltas a su lugar de origen tras el trabajo.

Su nueva ubicación, en el centro del ahora ya mal llamado Tesoro, pues ha sido despojado del resto de objetos que lo constituían, implica una nueva visión periférica de la obra, situada en el centro del mismo, lo que permite rodearla y poder disfrutar de todos y cada uno de los detalles que la forman. Ahora sí se puede admirar la diferencia entre el oro, la plata y el brillo de las diferentes piedras preciosas que la engalanan: rubíes, zafiros, perlas, esmeraldas o diamantes. Toda una verdadera joya para la Catedral más rica del país!

Encontrarás más información sobre la Custodia en la guía de “Toledo de la Mano”.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR